sábado, 18 de abril de 2015

Toledo en julio de 1932 fotografiado por Willy Pragher

Hablar de Willy Pragher es hablar de un portentoso fotógrafo alemán que recorrió medio mundo con su cámara dejándonos un legado de nada menos que un millón de fotografías, que se dice pronto.
Nacido el 4 de mayo de 1908 en Berlín, hijo de un inmigrante rumano de Bucarest ingeniero químico y de una alemana, acudió a la escuela en Berlín y en Stuttgart. Comenzó a fotografiar con tan solo dieciséis años en 1924 y a partir de 1928 empezó su carrera como fotógrafo profesional al inscribirse en la escuela Ullstein-Verlag de Berlín y también en el estudio de animación Schumann. Entre 1930 y 1932 fue alumno de diseño comercial y decoración en la berlinesa Escuela Reimann, la mejor y más grande escuela de arte decorativo de Alemania, donde se convirtió en profesor.
Willy Pragher fotografiado por Magdalena Radulescu, Bucarest
A partir de 1932 se desenvuelve como fotógrafo de prensa de forma autónoma, viajando por muchos países de Europa. Entre 1939 y 1945 fue el fotógrafo oficial de una empresa petrolera rumana. En su estancia en Bucarest en 1944 -por entonces bajo dominio nazi-, fue reclutado por la Volkssturm (milicia nacional alemana creada en los últimos días del Tercer Reich el 18 de octubre de 1944 bajo las órdenes de Joseph Goebbels). Como consecuencia de ello, durante la guerra fue apresado por el ejército soviético, permaneciendo preso en condiciones durísimas en Siberia entre 1945 y 1949.
Tras su liberación regresó a Alemania instalándose en Friburgo, donde retomó su profesión como fotógrafo hasta su muerte, acaecida el 25 de junio de 1992. Desde 1969 su obra protagonizó diversas exposiciones debido a la gran calidad de su trabajo a lo largo de su carrera.
Willy Pragher en octubre de 1939
En la actualidad su legado se custodia en el archivo estatal de Friburgo y sus imágenes están sujetas al correspondiente copyright (© Landesarchiv Baden-Württemberg, Abt. Staatsarchiv Freiburg).
Willy Pragher
En julio de 1932 Willy Pragher viajó a Toledo obteniendo al menos quince soberbias fotografías que hoy tengo el placer de mostraros. Comenzaremos por ver las más bellas que retratan a un grupo de bueyes en las denominadas Vistillas de San Agustín, en el entorno de lo que hoy es el Instituto Sefarad, cerca del Puente de San Martín:
1932 Bueyes junto al Puente de San Martin (foto Pragher)
Bueyes en las Vistillas de San Agustín  en Julio de 1932. Fotografía de Willy Pragher © Landesarchiv Baden-Württemberg, Abt. Staatsarchiv Freiburg

Estas fotos además dan fe de la prolongación en el tiempo del uso de este enclave como descansadero de bueyes, algo que ya retrató Jean Laurent hacia 1870 en el mismo lugar. Y es que la vida de 1870 y la de 1932 en muchos aspectos no era tan distinta.
Almuerzo de los carreteros. The Hispanic Society of America. Foto Jean Laurent, 1858-74

Esta es una buena toma del Puente de San Martín:
Puente de San Martín  en Julio de 1932. Fotografía de Willy Pragher © Landesarchiv Baden-Württemberg, Abt. Staatsarchiv Freiburg

Pragher visitó la Casa del Greco, donde tomó buenas fotografías:
Museo del Greco en Julio de 1932. Fotografía de Willy Pragher © Landesarchiv Baden-Württemberg, Abt. Staatsarchiv Freiburg, W 134 Nr. 004693
Patio Toledano  en Julio de 1932. Fotografía de Willy Pragher © Landesarchiv Baden-Württemberg, Abt. Staatsarchiv Freiburg
Patio toledano  en Julio de 1932. Fotografía de Willy Pragher © Landesarchiv Baden-Württemberg, Abt. Staatsarchiv Freiburg
Patio en Toledo  en Julio de 1932. Fotografía de Willy Pragher © Landesarchiv Baden-Württemberg, Abt. Staatsarchiv Freiburg, signatura 004701
Casa del Greco  en Julio de 1932. Fotografía de Willy Pragher © Landesarchiv Baden-Württemberg, Abt. Staatsarchiv Freiburg

Es interesante esta fotografía de San Juan de los Reyes:
Claustro de San Juan de los Reyes en Julio de 1932. Fotografía de Willy Pragher © Landesarchiv Baden-Württemberg, Abt. Staatsarchiv Freiburg, W 134 Nr.

Mirad qué bellas tomas de la Puerta Vieja de Bisagra obtuvo Willy Pragher:
Puerta vieja de Bisagra  en Julio de 1932. Fotografía de Willy Pragher © Landesarchiv Baden-Württemberg, Abt. Staatsarchiv Freiburg
Puerta Vieja de Bisagra  en Julio de 1932. Fotografía de Willy Pragher © Landesarchiv Baden-Württemberg, Abt. Staatsarchiv Freiburg
Interior de la Puerta Vieja de Bisagra  en Julio de 1932. Fotografía de Willy Pragher © Landesarchiv Baden-Württemberg, Abt. Staatsarchiv Freiburg

También tomó algunas fotografías de patios toledanos:
Patio toledano  en Julio de 1932. Fotografía de Willy Pragher © Landesarchiv Baden-Württemberg, Abt. Staatsarchiv Freiburg
Patio toledano  en Julio de 1932. Fotografía de Willy Pragher © Landesarchiv Baden-Württemberg, Abt. Staatsarchiv Freiburg

En esta toma aparece trabajando un típico damasquinador toledano:
Damasquinador de Toledo  en Julio de 1932. Fotografía de Willy Pragher © Landesarchiv Baden-Württemberg, Abt. Staatsarchiv Freiburg

Como veis, una serie muy interesante de desconocidas fotografías tomadas hace 83 años. Agradezco a J.M.M. Corral ponerme tras su pista y os recomiendo buscar imágenes de Pragher en la red, porque son muy bellas. Para finalizar quiero recordar que sigue abierta la campaña de micromecenazgo para financiar el tercer tomo de Toledo Olvidado. Es emocionante el apoyo que está teniendo y no quiero terminar esta entrada sin agradeceros de corazón vuestra generosidad.

jueves, 9 de abril de 2015

Toledo Olvidado será una trilogía...si tú quieres

Como sabéis, han transcurrido ya dos años desde la campaña de captación de mecenas de la segunda parte de Toledo Olvidado, tiempo en el que han aparecido en el blog centenares de fotografías históricas de la ciudad nunca antes vistas e inéditas.
Creo sinceramente que estos hallazgos y otras joyas aún no publicadas en el blog merecen ser incorporados al proyecto editorial, por lo que una selección de unas 300 nuevas imágenes va a ver la luz en esta tercera —y definitiva— entrega del Almacén de la Memoria de la ciudad de Toledo que de este modo va a convertirse en una trilogía con casi 1000 fotografías históricas recogidas en tres libros de esmerada edición.
Como siempre, este tercer libro va a ser financiado íntegramente por micromecenazgo, libre de subvenciones y de forma totalmente independiente, por lo que sin tu apoyo no podría convertirse en realidad.
Como recompensa por hacerlo posible, los mecenas disfrutaréis la posibilidad de disponer de complementos exclusivos que no saldrán a la venta, como un pormenorizado anexo con información de los 100 fotógrafos más destacados que han retratado Toledo desde 1852, incluyendo las referencias a sus fotografías en los tres volúmenes.
Del mismo modo se ofrece la posibilidad de obtener los tres ejemplares en un pack recopilatorio con un estuche exclusivo.
Para los mecenas de honor vuelve a ofrecerse el libro en tapa dura con cubierta de seda en edición limitada de 100 ejemplares, con un estuche de lujo para poder alojar este libro junto con los dos anteriores y una selección de 9 láminas de 24x31 cm con las 3 fotografías más bellas de cada libro, además del anexo.
Los libros y el resto de recompensas serán entregados como siempre en Navidad.
Millones de gracias por adelantado. Es un inmenso placer poder compartir con vosotros esta enorme pasión llamada Toledo.
Aquí podéis hacer vuestras aportaciones.

domingo, 29 de marzo de 2015

La Semana Santa en Toledo

Si hay un lugar en el que, a la devoción propia de estas fechas y la belleza de los pasos e imágenes que desfilan, cabe añadir un escenario irrepetible y en buena medida casi intacto a lo largo de los siglos en muchos de sus rincones, ese lugar es Toledo.
Nuestra Semana Santa tiene el carácter propio de las semanas santas castellanas, más dadas al silencio y al recogimiento que las del sur español. Sin duda, lo angosto de muchos de los lugares por los que desfilan las procesiones en Toledo favorece ese recogimiento, que por momentos llega a ser sobrecogedor.
Este contraste entre las semanas santas castellanas y andaluzas -y más en concreto entre la de Sevilla y la de Toledo- ya llamó la atención nada menos que de Gustavo Adolfo Bécquer en 1869. El genial poeta sin duda conocía bien ambas ciudades y en un precioso artículo publicado el 28 de marzo de aquel año en El Museo Universal resumió muy bien estos contrastes (Texto completo aquí).
El artículo venía además ilustrado con dibujos de su hermano Valeriano:
Dibujo sobre la semana Santa de Toledo por Valeriano Bécquer. El Museo Universal, 28 de marzo de 1869.

Uno de los pasajes del texto de Bécquer sirve perfectamente para comentar la fotografía más antigua que he localizado de la Semana Santa toledana. Es curioso destacar que, pese a que el número de fotografías antiguas de Semana Santa es muy inferior al de fotos del Corpus -tal vez porque la primera es un acontecimiento de duelo y el segundo tiene carácter festivo- la imagen más antigua es de Semana Santa, tomada aún en el siglo XIX (por contra no se conservan o aún no he localizado fotografías de la procesión del Corpus en el siglo XIX). Esta foto es la siguiente, publicada en 1897 y que muestra el Cristo del Descendimiento, y bajo ella pongo el texto de Bécquer:
Paso del Descendimiento en la Semana Santa de Toledo de 1897
"(...) las imágenes de las andas se dibujan confusas y asemejan gentes vivas que miran y ven con sus ojos de vidrio, causando la impresión de algo que, semejante a la visión del sueño, flota entre el mundo real y el imaginario; el Cristo del Descendimiento, se balancea suspendido en el aire; las ropas de los que lo bajan se agitan al soplo del viento; la ilusión es completa".

Las fotografías de comienzos de siglo XX que retratan la Semana Santa de Toledo no son demasiado abundantes. Dos de las mejores son estas tomadas en Zocodover y conservadas en la Fototeca del Instituto del Patrimonio Cultural de España. Se observa a la procesión del jueves santo entrando en la plaza desde Barrio Rey, procedente de la Iglesia de la Magdalena, de donde partían muchos de los pasos que entonces desfilaban y que por desgracia desaparecieron durante la guerra civil en 1936 al quedar destruida esta iglesia:
Procesión de jueves Santo a comienzos del siglo XX © MECD, Fototeca del IPCE, signatura VN-10439_P
Procesión de Semana Santa en Zocodover a comienzos del siglo XX © MECD, Fototeca del IPCE, signatura VN-10438_P

Entre las imágenes que fueron destruidas en La Magdalena en 1936 destacaban el famoso Cristo de las Aguas y el paso de la Oración en el Huerto, que podemos ver en estas fotografías de comienzos del siglo XX desfilando:
Pasos de Semana Santa de la Iglesia de la Magdalena, destruidos en la Guerra Civil (al fondo de la imagen el famoso Cristo de las Aguas)
Cristo de las aguas en 1928. Foto Rodriguez
Cristo de las Aguas en 1924
Cristo de las Aguas  © Fondo Rodríguez. Archivo Histórico Provincial. JCCM. Signatura 01B-333
Cristo de las Aguas  © Fondo Rodríguez. Archivo Histórico Provincial. JCCM. Signatura CMC-313
1924. La Oración en el huerto. Paso destruido en 1936. Foto Fraile
1912. La Oración en el huerto. Paso destruido en 1936. Foto Rodriguez

Este era el aspecto del Cristo de las Aguas en su emplazamiento habitual en en interior del templo:
306 - Imagen del Cristo de las Aguas en la iglesia de la Magdalena

Estos eran miembros de su cofradía:
1924. Cofradia del Cristo de las Aguas. Foto Rodriguez

Esta es una bonita imagen de 1902 de la procesión del viernes santo saliendo de esta iglesia tomada por el gran Antonio Cánovas del Castillo, conocido como Dalton Kaulak:
Iglesia de la Magdalena. Foto Cánovas 1902

También de comienzos del siglo XX es esta preciosa toma de Pedro Román Martínez junto a la Catedral en la que sorprende ver a los chiquillos encaramados en la verja del templo primado:
Procesión de Semana Santa a principios del siglo XX. Fotografía de D. Pedro Román Martínez. Diputación de Toledo, Centro de Estudios Juan de Mariana

Existe en la Fototeca del Patrimonio Histórico una serie de 5 fotografías estereoscópicas firmadas por unas iniciales H.B. tomadas en la Plaza de San Vicente hacia 1915 que presentan un gran interés (para ver las dos partes de cada foto completas hacer click en la imagen):
Procesión de Semana Santa en Toledo hacia 1915. Fotografía de H.B. © Fototeca de Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE), signatura HB-0040_P
Procesión de Semana Santa en Toledo hacia 1915. Fotografía de H.B. © Fototeca de Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE), signatura HB-0044_P
Procesión de Semana Santa en Toledo hacia 1915. Fotografía de H.B. © Fototeca de Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE), signatura HB-0043_P
Procesión de Semana Santa en Toledo hacia 1915. Fotografía de H.B. © Fototeca de Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE), signatura HB-0041_P
Procesión de Semana Santa en Toledo hacia 1915. Fotografía de H.B. © Fototeca de Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE), signatura HB-0042_P

Aquí tenemos a los armados de la procesión del Santo Entierro en 1927:
Armados para la procesión del Santo Entierro en 1927. Revista Nuevo Mundo

Una de las joyas de la Semana Santa toledana es el conocido como monumento grande, excepcional obra de Ignacio Haan estrenada en 1807, de dimensiones tan colosales que su colocación llevaba un mes completo. Realizado en madera imitando jaspes, cuenta con una altura de casi 30 metros. En el siglo XX fue ya únicamente instalado en cuatro ocasiones, siendo la última en 1955. En la actualidad pueden admirarse algunas de sus piezas en el nuevo Museo de Tapices del Colegio de Infantes:
Monumento de semana Santa en Toledo obra de Ignacio Haan. Fotografía Rodríguez. Archivo Histótico Provincial, JCCM  34_sc_04_14
Monumento grande de la catedral de Toledo, obra de Ignacio Haan, instalado por última vez en 1955
Monumento de semana Santa en Toledo obra de Ignacio Haan. Fotografía Rodríguez. Archivo Histótico Provincial, JCCM  22_cmb2_076
Monumento de semana Santa en Toledo obra de Ignacio Haan. Fotografía Rodríguez. Archivo Histótico Provincial, JCCM signatura 35_somp_010

Una de las últimas veces que fue colocado sucedió en 1928, y tal como recoge la prensa de la época "el acontecimiento fue tal, que el Rey de España [Alfonso XIII], a media tarde y en riguroso incógnito, acompañado del Duque de Miranda, se dirigió directamente desde Madrid a la Catedral toledana a visitar el Monumento donde se encontraban velando al Santísimo los Caballeros del Santo Sepulcro. Ante tal renovado esplendor, el Rey lo elogió fervientemente y a las puertas de la Catedral fue recibido por el Cardenal Doctor Segura".
Reportaje sobre el Monumento de la Catedral de Toledo obra de Ignacio Haan publicado en abril de 1928 en la Revista Toledo. Página 1
Reportaje sobre el Monumento de la Catedral de Toledo obra de Ignacio Haan publicado en abril de 1928 en la Revista Toledo. Página 2
Reportaje sobre el Monumento de la Catedral de Toledo obra de Ignacio Haan publicado en abril de 1928 en la Revista Toledo. Página 3
Reportaje sobre el Monumento de la Catedral de Toledo obra de Ignacio Haan publicado en abril de 1928 en la Revista Toledo. Página 4
Reportaje sobre el Monumento de la Catedral de Toledo obra de Ignacio Haan publicado en abril de 1928 en la Revista Toledo. Página 5

Tras la guerra civil, el número de fotografías de nuestra Semana Santa fue haciéndose paulatinamente más numeroso, por lo que incluir fotografías de este periodo alargaría en demasía esta entrada. Sin embargo sí incluiré una tomada en 1952 por el célebre fotógrafo Robert Frank. La incluyo por varias razones: la primera por su extraordinaria belleza; la segunda porque ha supuesto todo un descubrimiento conocer que este fotógrafo de culto visitó Toledo (esta imagen estaba erróneamente identificada como tomada en el barrio del Cabanyal valenciano, cuando en realidad fue obtenida en nuestra calle de Santo Tomé); y en tercer lugar porque retrata una tradición apenas fotografiada en Toledo, como es la quema del Judas que se realizaba el Domingo de Resurrección. Este día el vecindario se esmeraba en poner muñecos de trapo que eran colgados para ser luego quemados en medio de una gran algarabía de los chiquillos. Una fotografía sencillamente magistral:
Quema del Judas en la Calle Santo Tomé en 1952. Fotografía de Robert Frank

Para finalizar, lanzo una duda al aire. Históricamente se ha identificado la siguiente fotografía del gran José María Álvarez de Toledo, Conde de la Ventosa, como tomada en Toledo. Desde luego es una calleja que podría ser de la ciudad, pero sin embargo yo me inclino a pensar que no es nuestra ciudad sino otra (que podría ser por ejemplo Cuenca). ¿Vosotros qué opináis?
Un capuchón en Toledo (?) a comienzos del siglo XX. Fotografía de José María Álvarez de Toledo, Conde la Ventosa (1881-1950)