sábado, 16 de enero de 2010

Toledo a finales del siglo XIX fotografiado por Alexander Lamont Henderson

Alexander Lamont Henderson nació en Edimburgo (Escocia) en 1838. Considerado uno de los mejores fotógrafos británicos de la historia, fue famoso en su época por su talento, por su fuerte temperamento y por ser el fotógrafo oficial de la Reina Victoria desde 1885 hasta la muerte de la soberana en 1901. Por esta razón, Lamont Henderson hizo multitud de viajes acompañando a la reina por todo el mundo. Al contrario de lo que le sucedió a muchos de los grandes fotógrafos del siglo XIX, su obra fue muy valorada durante su vida y este iracundo pelirrojo escocés murió siendo una persona muy rica.
Alexander Lamont Henderson
Era todo un genio de la fotografía, un experto en multitud de técnicas fotográficas y gustaba siempre de experimentar con nuevas técnicas, muchas de ellas ideadas por él mismo. Su obra, sin embargo, no ha trascendido mucho a nuestros días por varias razones. La primera de ellas es la destrucción de todas sus fotografías reales cuando la mayoría de las posesiones regias fueron quemadas a la muerte de la reina. En segundo lugar, los bombardeos alemanes de 1942 destruyeron el Museo Guildhall de Londres donde había sido depositada su obra más comercial, perdiéndose ésta para siempre. La tercera razón es el olvido en que cayó el resto de la obra de Lamont Henderson tras fallecer en Nauheim (Alemania) en 1907, a donde había acudido para tratar su enfermedad. Cuando, en 1949, falleció su nieto, fueron encontradas en el ático de la casa decenas de cajas que contenían miles de cristales fotográficos. Sus sucesores no hallaron ningún valor en ellas y decidieron tirarlas al cubo de la basura. Afortunadamente F.C. Guilmant rescató estas cajas y trabajó durante veinte años catalogando los más de cuatro millares de fotografías que contenían estas cajas.
Por suerte para nosotros, en este grupo de imágenes rescatadas de la basura, se encontraban las decenas de fotografías que Alexander Lamont Henderson tomó en Toledo a finales del siglo XIX y que he comprado en formato digital al hijo de Guilmant, el amabilísimo Michael. Como siempre, quiero compartir con todos vosotros esta adquisición: pasemos a ver estas imágenes desconocidas hasta ahora en Toledo.
Comenzaremos por las tomadas en el Monasterio de San Juan de los Reyes:
Monasterio de San Juan de los Reyes a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson
Monasterio de San Juan de los Reyes a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson
Interior del Monasterio de San Juan de los Reyes a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson
Claustro del Monasterio de San Juan de los Reyes a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson
Claustro del Monasterio de San Juan de los Reyes a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson

En la época en que fueron tomadas las imágenes, el monasterio albergaba el Museo Provincial, al que se accedía por la famosa "Puerta del Pelícano" en su primitiva ubicación, perpendicular a la actual, y que conformaba una Calle Reyes Católicos mucho más estrecha:
Puerta lateral del Monasterio de San Juan de los Reyes a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson

El interior del museo presentaba un desolador aspecto de desorden total. En esta imagen se pueden ver impresionantes curiosidades como el "Plano y Vista de Toledo" de El Greco o el busto de Juanelo Turriano junto a más cuadros y otras obras de arte almacenadas de mala manera:
Museo Provincial de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson

Los almacenes de la Catedral tampoco presentaban un aspecto demasiado ordenado, con algunos gigantones mezclados con esculturas:
Gigantones en el Museo Provincial de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson

Una de mis fotografías favoritas es esta de la Plaza de Amador de los Ríos, Plaza de los Postes para casi todos nosotros, con el oratorio de San Felipe Neri. Existen muy pocas fotografías antiguas de este lugar:
Oratorio de San Felipe Neri y Plaza de los Postes de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson

Otra fotografía para quitarse el sombrero es esta del Palacio Arzobispal, donde puede verse su alta estructura sobre la portada principal demolida en restauraciones posteriores:
Palacio Arzobispal y Plaza del Ayuntamiento de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson

Aquí podemos ver el Ayuntamiento:
Ayuntamiento de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson

Esta fotografía de la fuente situada enfrente de la Iglesia de San Ildefonso (Plaza Juan de Mariana) es una composición probablemente de dos imágenes y os recomiendo ampliarla al máximo para apreciar todos los detalles:
Plaza del Padre Juan de Mariana de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson

Aquí podéis ver la Iglesia de San Ildefonso:
Iglesia de San Ildefonso de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson

Buenísima es también la serie dedicada a las Sinagogas de Santa María la Blanca y el Tránsito:
Sinagoga de Santa María la Blanca de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson
Sinagoga de Santa María la Blanca de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson
Sinagoga del Tránsito de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson

En esta imagen podemos ver el Taller del Moro:
Taller del Moro de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson

La Catedral tuvo también su protagonismo en las fotografías de Lamont Henderson:
Catedral de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson
Catedral de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson
Catedral de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson
Sala Capitular de la Catedral de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson
Claustro de la Catedral de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson
Catedral de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson
Catedral de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson

Aquí tenemos el Convento de San Clemente:
Convento de San Clemente de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson

Estas fotografías son del Alcázar (la segunda está invertida):
Alcázar de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson
Alcázar de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson

Aquí podemos ver la Iglesia de Santo Tomé en su vista desde la Plaza del Conde:
Parte trasera de la Iglesia de Santo Tomé a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson

Maravillosas son las fotografías de la Iglesia y la Plaza de San Justo:
Plaza de San Justo de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson
Iglesia de San Justo de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson

El Puente de San Martín no pasó desapercibido para Henderson, ni tampoco la Puerta de San Martín aneja:
Puente de San Martín de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson
Puente de San Martín de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson
Puente de San Martín de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson
Puerta de San Martín de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson

Aquí tenemos la Puerta de Bisagra.
Puerta de Bisagra de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson

La Iglesia de Santiago del Arrabal presentaba este aspecto:
Iglesia de Santiago del Arrabal de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson

La Puerta del Sol fue fotografiada desde fuera y también desde sus almenas:
Puerta del Sol de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson
Vista de la Puerta de Bisagra desde la Puerta del Sol de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson

En esta preciosa imagen podemos ver las Torres de la Reina:
Torres de la Reina de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson

Estas imágenes muestran el exterior y el interior del Museo de Santa Cruz:
Museo de Santa Cruz de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson
Museo de Santa Cruz de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson
Museo de Santa Cruz de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson

Aquí podemos ver el Hospital Tavera:
Hospital Tavera de Toledo a finales del siglo XIX. Fotografía de Alexander Lamont Henderson

Cuando uno piensa que ya no pueden surgir más imágenes antiguas de Toledo, siempre termina cruzándose en el camino alguna sorpresa como esta que demuestra lo que siempre fue Toledo para los mejores fotógrafos de la Historia: un polo de de atracción ineludible.

5 comentarios

José María Moreno dijo...

Todo un tesoro que nos vuelves a regalar, felicidades y muchas gracias otra vez.

Pedro Liñán de Riaza dijo...

Mil gracias Eduardo, eres un genio.

Eduardo Sánchez Butragueño dijo...

¡Gracias por vuestras palabras!
Una cosilla, creo que las fotos de los gigantones no son del museo provincial sino de dependencias de la Catedral, pero debo confirmarlo.

Alatriste dijo...

Mira tú, lo que más me ha llamado la atención el desorden del museo. Pues puede ser que tengas razón, ya que es extraño que los almacenes aparezcan más ordenados que la propia sala de exposición, lo normal sería lo contrario.

Un saludo

Anónimo dijo...

Hace muy poco he estado en ese Toledo mágico por primera vez, me ha encantado y su gente tambien. Tus fotos son impresionantes despues de lo visto...el tiempo
muchas gracia por tu trabajo
luis

© TOLEDO OLVIDADO
Maira Gall